Low quality background

El hueco de Tristán Boj

Estreno en el Cine Cervantes de Zaragoza

Estreno de “El hueco de Tristán Boj”

Zaragoza 17 / 05 / 2008

Tras dirigir los premiados cortometrajes El Rostro de Ido (2003) y Fotos de Familia (2005), Paula Ortiz ha presentado El hueco de Tristán Boj, protagonizado por el reconocido actor Álex Angulo (El laberinto del Fauno). Antes de su estreno, el cortometraje ya ha sido seleccionado por dos festivales de Nueva York. El hueco de Tristán Boj narra varias historias cruzadas sobre la ausencia, los huecos, los vacíos que quedan tras los hilos que se rompen. Un cuento poético y moderno con una fascinante atmósfera visual.

El estreno ha tenido lugar en el Cine Cervantes de Zaragoza, donde el público llenó el aforo para contemplar esta historia de hilos frágiles y universos fascinantes, a través de la mirada de un niño. El reconocido poeta, músico y maestro Túa Blesa hizo una hermosa y emotiva presentación acerca de las ausencias, los vacíos y la importancia de las historias para aprender a vivir.

Paula Ortiz, que cuenta con una de las trayectorias más reconocidas del panorama audiovisual aragonés, ha terminado la postproducción del cortometraje mientras realizaba sus estudios de guión y dirección en Tisch School of the Arts de New York University. El hueco de Tristán Boj narra la historia de un niño que quiere una de esas raras avionetas que pueden volar a lo más alto del Himalaya. Al mismo tiempo, hay un títere que desea marcharse con una bailarina, juntos, lo más lejos posible. Hay también un tren a punto de partir y un titiritero que sabe que, a veces, hay que aprender a vivir sin aquello que más amas.

Uno de los aspectos más llamativos de este cortometraje es la innovadora propuesta visual que plantea. Parte de la historia fue rodada en estudio, con actores reales, como el mencionado Álex Angulo, que interpreta al enigmático titiritero, y Jorge Rodríguez Gascón, joven actor que debuta con su primer papel principal. La construcción de decorados en estudio, con todo el esfuerzo de producción que ello implica, permitió crear un mundo fuera del tiempo, mágico, un pequeño universo para cuentos pendientes de un hilo.

Pero la gran apuesta creativa y técnica de este trabajo está en la historia protagonizada por títeres de hilos, diseñados y manipulados por la titiritera aragonesa Helena Millán. El mundo onírico y estético en el que habitan esos títeres fue creado integrando escenarios pictóricos, obra del pintor zaragozano Jesús Bosqued, y animaciones digitales realizadas en estudio con la tecnología más avanzada en diseño informático. Este encuentro de la pintura matérica y plástica de Bosqued, con los diseños virtuales por ordenador, supone un experimento muy innovador y una arriesgada apuesta audiovisual.

Trailer de El hueco de Tristán Boj